Derecho de Familia

Nuestro asesoramiento en la materia se extiende des del momento previo a comunicar la voluntad de tramitar el divorcio o la separación, hasta la defensa ente los Juzgados de Familia en caso de ser necesario. Las separaciones y divorcios son situaciones requieren una alta capacidad negociadora ante los intereses contrapuestos que suele haber entre las partes en una materia tan personal. Especialmente cuando existen hijos menores de edad, pues hay que resolver cuestiones como la guarda y custodia, el régimen de visitas, la adjudicación de bienes familiares como la vivienda o la imposición de pensiones a favor de uno de los cónyuges. Siempre priorizando un acuerdo amistoso que garantice los derechos de nuestros clientes, ofrecemos un asesoramiento personalizado y muy próximo.

Ante un cambio de circunstancias -por disminución de la capacidad económica de uno de los progenitores, o cambios en la guarda de los menores-, también defenderemos tus derechos cuando sea necesario modificar las medidas del divorcio o separación vigentes.

En caso de impago de pensiones o de incumplimiento por parte del cónyuge de las medidas acordadas, llevaremos a cabo todas las acciones necesarias para solicitar la ejecución forzosa de la sentencia.

Sucesiones

Asesoramos en la planificación de la herencia (testamento, codicilio, memoria testamentaria, testamento digital, entre otros) y disposiciones de carácter personal (voluntades anticipadas o testamento vital), como su aceptación o repudiación, adjudicación y división, y los trámites ordinarios para ello.

Participamos en procesos judiciales contenciosos entre los herederos y demás interesados en la herencia por conflictos sucesorios (división judicial de la herencia, impugnación de testamentos, desheredaciones injustas, reclamación de legítimas, etc.), así como la liquidación del impuesto de sucesiones, tributos y demás gastos de adquisición de la herencia.

Trabajamos para evitar problemas futuros y, en su caso, poder afrontar los conflictos que suscite la herencia incluso en vía judicial cuando el enfrentamiento entre las partes es inevitable.